Fernando Ramos

Fernando Ramos

Gracias a este curso de locución he podido comprobar que si tienes confianza en tí mismo, al final la cabina de retransmisión se convierte en el sofá de tu casa y el césped parece la pantalla de tu televisor donde tú eres el dueño del partido y no el partido dueño de tí...

Antes tenía pánico a narrar, mi cabeza iba más rápido que mis palabras y quería contarlo absolutamente todo, hasta cómo se movía el banderín de corner lanceado por la suave brisa vespertina de la playa anexa al Molinón. Ahora he aprendido que no da tiempo a televisar la jugada, porque el movimiento del futbolista es más rápido que el verbo, he aprendido a transmitir la emoción de lo que pasa sólo jugando con la intensidad del tono, alertando con tu ímpetu si el jugador ha pisado el área o no y ralentizando el ritmo si la jugada se desarrolla lejos de los dominios del guardameta.

Son técnicas que aprendes en un curso que no quieres que acabe nunca porque cada día te enganchas más y más, hasta que llega el último día y preguntas si te puedes apuntar otra vez.

Como he dicho al principio, lo que más valoro de todo es la autoconfianza con la que sales, te enseñan a vencer tus complejos y tus miedos delante de un micrófono haciéndote ver que todo es mucho más fácil de lo que parece, así que ánimo a todo el mundo a probar con este curso porque la experiencia merece verdaderamente la pena.

Cargando vídeo...